top of page

La paradoja de los precios bajos y las renovables

En una situación sin precedentes, el mercado eléctrico español se encuentra en una encrucijada debido a la significativa caída de los precios en el mercado mayorista. La razón es que la entrada masiva de energías renovables ha coincidido con la disminución de la demanda eléctrica. Durante este año, desde el principio del año y hasta el 26 de marzo, el país ha experimentado 136 horas con precios de luz a 0 euros/MWh y otras 221 horas con precios por debajo del euro/MWh .



Podría parecer que es una buena noticia para los consumidores, ya que la electricidad sería más barata. Sin embargo, es un desafío monumental para la sostenibilidad económica de los proyectos de energía renovable. Como resultado, la transición energética, que es crucial para luchar contra la crisis climática, se ve comprometida.


Al respecto, el director general de APPA Renovables, José María González Moya, manifiesta su inquietud ya que “la tarifa eléctrica a estos precios, lejos de ser beneficiosa, tiene un efecto canibalizador sobre la viabilidad de los proyectos de energías renovables existentes y futuros” . No se trata en absoluto de una sobreoferta, se debe tener en cuenta que la capacidad instalada en estos momentos no llega al objetivo del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima de España.


El problema radica en que las previsiones de demanda no están apareciendo y hay que impulsar la electrificación en sectores como la calefacción y el transporte, actualmente basados en fósiles.

Precisamente en marzo, el precio medio diario en el pool fue de solo 26,24 euros/MWh, que representa un descenso del 70,8 % interanual, definitivamente poniendo a España en la cima de la clasificación por precios más bajos. Por un lado, la evolución de precios ha tenido efectos directos; la paralización de las centrales nucleares españolas hasta ahora ha sido diferente, nunca se había vivido este escenario en el país. Plantas como Almaraz1 o Cofrentes han detenido sus actividades temporalmente, ya que era imposible para ellos cubrir los costes de producción.


De acuerdo con la industria, existen varias soluciones potenciales para abordar el problema complejo. Una de estas es el desarrollo de sistemas de almacenamiento de energía escalar que podrían equilibrar la demanda en exceso con la oferta de energías renovables, como los picos en la producción solar o eólica. Otra pauta implica el establecimiento de una nueva subasta de capacidad renovable para proporcionar señales de precio más estables y competir sana para el mercado.


El éxito de la integración de las energías renovables en el sistema energético español es evidente en la actual crisis de precios, pero también enfatiza la necesidad de cambios en las reglas y la estructura del mercado eléctrico. España sólo puede lograr una economía baja en carbono, sostenible y resiliente creando un entorno propicio que motive la inversión en nuevas tecnologías e impulse la demanda de electricidad.

Comments


Commenting has been turned off.