top of page

Inesperadas aliadas en el estudio del cambio climático

Las focas que habitan en la Antártida están jugando un papel crucial en la comprensión de las corrientes de agua y el deshielo en el continente blanco. Investigadores de Estados Unidos y el Reino Unido han utilizado estos mamíferos marinos equipados con sensores para mapear de manera más precisa las corrientes oceánicas que afectan al manto de hielo antártico.


 

Las plataformas de hielo que rodean la Antártida, unidas al 44% de su línea costera, se están derritiendo rápidamente, sobre todo desde abajo, debido al agua caliente que corroe sus bases. Esta agua se desplaza a través de corrientes que solo se conocen parcialmente. Sin embargo, con la ayuda de las focas equipadas con sensores de temperatura y salinidad, los científicos han logrado obtener datos más detallados.


El equipo de investigación, compuesto por Mar Flexas del Instituto Caltech y colegas de la Universidad del Estado de Florida y la Facultad de Ciencias Ambientales de Norfolk, utilizó la base de datos "Mamíferos Marinos explorando los Océanos de Polo a Polo" (MEOP). Esta iniciativa ha permitido colocar sensores en focas que se mueven en regiones remotas del mar de Bellingshausen.


El estudio, publicado en la revista Journal of Geophysical Research: Oceans, revela que el agua de deshielo del mar de Bellingshausen tiene un fuerte efecto sobre las barreras de hielo de toda la Antártida Occidental. Además, los investigadores descubrieron una fosa en el fondo marino, bautizada como "fosa de las focas", gracias a estos animales equipados con instrumentos.


Los datos indican que hay dos fuentes distintas de agua de deshielo que se desplazan por el mar de Bellingshausen: una de la plataforma de hielo Venable y otra de la plataforma de hielo Abbot. Ambos flujos contribuyen a la Corriente Circumpolar Antártica y pueden afectar a las plataformas de hielo de otras regiones.


Estos hallazgos son vitales para comprender cómo el cambio climático está afectando a la Antártida. La información recopilada por las focas ayudará a los científicos a desarrollar mejores modelos para predecir el futuro del manto de hielo antártico y su contribución a la subida del nivel del mar.

 

La investigación de las focas en la Antártida no solo nos ofrece una visión más clara de las corrientes oceánicas y el deshielo, sino que también destaca la interconexión entre los ecosistemas marinos y terrestres en la lucha contra el cambio climático

Commentaires


bottom of page