top of page

Las "Abuelas por el Clima" triunfan en Estrasburgo

En un veredicto histórico en la lucha global contra el cambio climático, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado a Suiza por no actuar de manera adecuada frente al calentamiento global. La demanda, liderada por el grupo KlimaSeniorinnen, conocido como "Abuelas por el clima", un colectivo de más de 2.000 mujeres suizas mayores de 65 años se ha saldado con una victoria histórica que podría cambiar el curso de la legislación ambiental internacional.



Este grupo de valientes abuelas argumentó que la inacción del gobierno suizo frente a los cambios climáticos extremos comprometía su bienestar y salud, especialmente exacerbando los riesgos asociados con las olas de calor. Con dieciséis votos a favor y solo uno en contra, la Gran Sala del TEDH reconoció que Suiza había violado derechos humanos fundamentales al no adoptar medidas climáticas eficaces. Este fallo establece un firme precedente en la justicia climática, subrayando la responsabilidad de los estados de proteger a sus ciudadanos contra los perjuicios del cambio climático.


El veredicto llega en un momento crítico, en el cual el mundo ve una creciente ola de litigios ambientales. Los casos climáticos se están convirtiendo en una herramienta cada vez más utilizada por los activistas para presionar a los gobiernos a cumplir con sus compromisos ambientales y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.


Sin embargo, no todas las demandas tuvieron el mismo éxito. El TEDH también desestimó dos casos significativos: el de Carême contra Francia y el de seis jóvenes contra Portugal. Estos fallos subrayan las dificultades legales y los rigores procesales que enfrentan los demandantes climáticos en los tribunales internacionales.


En el caso de Carême, presentado por el antiguo alcalde de Grande-Synthe en Francia, el tribunal declaró la demanda inadmisible, cerrando el camino a sus reclamaciones sobre la inacción climática del gobierno francés. Por otro lado, la causa de los seis jóvenes portugueses, que buscaban responsabilizar a 32 países europeos por su falta de acción climática, también fue rechazada por razones formales, señalando que no se habían agotado los recursos legales internos en Portugal.


Estos fallos mixtos ilustran el desafío de utilizar los tribunales para abordar problemas globales como el cambio climático. Aunque el éxito de las "Abuelas por el clima" es un hito, la lucha legal y legislativa está lejos de ser sencilla o directa.


Activistas y expertos legales advierten que, aunque llevar estos casos ante la justicia es crucial para generar conciencia y presionar por cambios políticos, no puede ser la única vía para combatir la emergencia climática. La acción climática requiere un enfoque holístico que incluya políticas gubernamentales robustas, compromisos internacionales vinculantes y, crucialmente, la participación de la sociedad civil.


Con este panorama, el fallo del TEDH no solo celebra una victoria, sino que también envía un mensaje potente a las naciones del mundo: la inacción frente al cambio climático es una violación de los derechos humanos, y los tribunales están listos para responsabilizar a los gobiernos. A medida que avanzamos, el activismo judicial seguirá siendo una herramienta indispensable en el arsenal de estrategias para combatir el cambio climático, asegurando que las generaciones futuras hereden un planeta más justo y habitable.

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page