top of page

El planeta está al límite

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha emitido un informe que sitúa a 2023 como el año más cálido registrado en los últimos 174 años, apuntando al periodo como un punto de inflexión crítico para la crisis climática global.



La secretaria general de la OMM, Andrea Celeste Saulo, presentó un panorama poco alentador y llamó a la acción inmediata frente a los múltiples récords alarmantes que se han establecido más allá de las altas temperaturas, incluyendo los niveles de gases de efecto invernadero, el calor oceánico y la pérdida de hielo polar, entre otros.


El informe detalla cómo cada uno de los meses de junio a diciembre de 2023 rompió los récords de temperatura para esos meses específicos, con septiembre liderando este aumento sin precedentes. Además, la década actual se confirmó como la más caliente en los registros, evidenciando la aceleración del cambio climático y sus efectos devastadores en el ecosistema global.


Los impactos de esta tendencia se sintieron en todo el mundo, manifestándose en forma de olas de calor, sequías, incendios forestales y ciclones tropicales de intensificación rápida. Cada uno de ellos contribuyendo a pérdidas económicas y desplazamiento de poblaciones masivas. De manera particular, la OMM enfatizó la situación crítica de los océanos, con más del 90% experimentando olas de calor marinas que no solo amenazan la biodiversidad marina sino también las fuentes de alimentación para las comunidades costeras.



Sin embargo, el informe de la OMM también nos aporta un poco de esperanza, destacando el aumento significativo en la adopción de energías renovables durante el año. Con 510 gigavatios adicionales de capacidad renovable integrados a la red global, 2023 marcó el ritmo más rápido de crecimiento en las últimas dos décadas, señalando un cambio potencial hacia una economía baja en carbono.


En respuesta a este panorama tan desafiante, la OMM y líderes mundiales buscan impulsar la acción climática en la próxima reunión ministerial en Copenhague. Con un enfoque en mejorar las contribuciones nacionales y establecer un acuerdo financiero robusto, el objetivo es acelerar la inversión en soluciones climáticas para alcanzar una meta de 10 billones de dólares anuales en financiación climática hacia 2050.


Mientras que los desafíos son formidables, la rápida evolución en soluciones sostenibles y renovables proporciona un camino hacia un futuro más prometedor, siempre que se actúe con decisión y urgencia.

Comments


bottom of page