top of page

COP28: Un compromiso ambiguo en la lucha contra el cambio climático

La 28ª Conferencia de las Partes (COP28) ha llegado a su conclusión, dejando un sabor agridulce en la comunidad internacional. La esperada decisión sobre la eliminación de los combustibles fósiles, como el carbón, el gas y el petróleo, no ha sido tan decisiva como muchos esperaban. En lugar de una eliminación completa, se ha optado por una simple "reducción", provocando un considerable revuelo entre los participantes.



Tras días intensos de negociaciones, los 197 países involucrados en la COP28 han extendido las discusiones más allá del plazo de cierre, sin llegar a un consenso unánime sobre el abandono de los combustibles fósiles. Este resultado ha sido particularmente decepcionante para aquellos que buscan una transición radical hacia fuentes de energía más sostenibles.

El primer borrador presentado el lunes 11 de diciembre refleja estos compromisos ambiguos, enfocándose más en la reducción que en la eliminación total de los combustibles fósiles. A pesar de otros temas discutidos, como la descarbonización global, el foco principal ha sido el de los combustibles fósiles.


La ciencia ha sido clara: para limitar el calentamiento global a 1.5 grados, es necesario eliminar los combustibles fósiles en un plazo razonable. Sin embargo, la ubicación de la COP28 y los intereses de los dirigentes involucrados han influido en un documento final que ha sido ampliamente criticado.


A continuación os dejamos algunos puntos clave de los sucedido en la conferencia:


  • Influencia de los lobistas del petróleo: Un aumento del 400% en la presencia de lobistas de la industria petrolera en comparación con la COP anterior ha mermado el ímpetu de varios países por un cambio histórico.

  • Protestas de los países insulares: Naciones como Samoa y las Islas Marshall se han opuesto firmemente a firmar el documento sin modificaciones sustanciales, viendo en él una "sentencia de muerte" debido al aumento del nivel del mar.

  • Tecnologías de captura de carbono: Aunque se mencionan en el borrador, estas tecnologías, aún en desarrollo, no son vistas como la solución definitiva por la mayoría de los países.

  • Energías renovables: A pesar de los desafíos, muchas naciones siguen apostando por las energías renovables y una red de transporte eléctrico más eficiente.



 Sin duda, la financiación para los países más vulnerables al cambio climático sigue siendo una cuestión pendiente, con aportes económicos que llegan con cuentagotas. Aunque la COP28 comenzó con promesas de financiación ambiciosa, los resultados finales han sido menores a lo esperado. Con aproximadamente 700 millones de dólares prometidos, los expertos indican que esto solo cubriría un 1% del impacto del clima extremo.


La COP28 ha sido otro recordatorio agridulce de las dificultades inherentes en la gestión global del cambio climático. Mientras algunos países luchan por un futuro libre de combustibles fósiles, otros se aferran a intereses a corto plazo, dejando una incógnita sobre el futuro de nuestro planeta.

Comments


bottom of page