top of page

Cambio climático: un futuro en juego

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha lanzado una advertencia alarmante: hay un 80% de probabilidades de que la temperatura media mundial durante al menos uno de los próximos cinco años supere los 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales. Esta situación es un recordatorio urgente de la necesidad de intensificar los esfuerzos globales para combatir el cambio climático.



Según el informe anual de la OMM, los últimos 12 meses han registrado temperaturas medias globales 1,63 °C por encima de la media preindustrial de 1850-1900, marcando el período más cálido registrado hasta ahora. Esta tendencia alarmante muestra un incremento del 47% en la probabilidad de que la temperatura media mundial durante el quinquenio 2024-2028 supere en 1,5 °C la de la era preindustrial.


Ko Barrett, Secretario General Adjunto de la OMM, comentó:

Estamos muy lejos de cumplir los objetivos fijados en el Acuerdo de París. Debemos hacer urgentemente más para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, o pagaremos un precio cada vez más alto en términos de billones de dólares en costes económicos, millones de vidas afectadas por un clima más extremo y grandes daños al medio ambiente y la biodiversidad.


Los efectos del calentamiento global ya se están haciendo sentir de manera devastadora en todo el planeta. Entre las consecuencias más graves se encuentran:


  • Olas de calor extremas: Más frecuentes y severas, afectando a millones de personas. Las olas de calor no solo aumentan el riesgo de incendios forestales, sino que también ponen en peligro la salud pública, especialmente de los más vulnerables, como los ancianos y los niños.

  • Sequías intensas: Afectando la agricultura y el suministro de agua. Las sequías prolongadas pueden devastar cosechas, reducir el acceso al agua potable y provocar escasez de alimentos, lo que incrementa los precios y afecta a las comunidades más pobres.

  • Subida del nivel del mar: Amenazando a comunidades costeras y pequeños Estados insulares. La subida del nivel del mar puede provocar inundaciones frecuentes, erosión costera y la desaparición de hábitats críticos para la biodiversidad.

  • Reducción de hielo y glaciares: Impactando el equilibrio de los ecosistemas. Los glaciares son fuentes cruciales de agua dulce para millones de personas; su pérdida afecta directamente la disponibilidad de agua para consumo, agricultura y generación de energía.


El compromiso del acuerdo de París en peligro


El Acuerdo de París establece que los países deben trabajar para mantener la temperatura media mundial por debajo de los 2 grados centígrados y esforzarse por limitar el aumento a 1,5 grados. Sin embargo, los datos actuales muestran que estamos lejos de alcanzar estos objetivos, lo que pone en riesgo a comunidades y ecosistemas de todo el mundo.


Los líderes mundiales se comprometieron a mantener la temperatura media mundial por debajo del umbral de los 2 grados centígrados porque, por encima de esa cifra, el cambio climático empieza a ser cada vez más peligroso para el ser humano y para la supervivencia del planeta. En ese mismo acuerdo, se comprometieron a continuar los esfuerzos para limitar el aumento a los 1,5 grados.


António Guterres, Secretario General de la ONU, comparó la situación actual con "jugar a la ruleta rusa" con el planeta.


Necesitamos una rampa de salida de la autopista hacia el infierno climático. La batalla para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados se ganará o se perderá en la década de 2020.

destacó Guterres en una declaración hecha desde el Museo de Historia Natural de Nueva York, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente.


Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, indicó que "disponemos de una habilidad sin precedentes para vigilar el clima y esto puede ayudar a informar nuestras acciones". Subrayó que si logramos estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, podríamos evitar los peores escenarios climáticos.


A pesar del sombrío panorama, hay razones para la esperanza. La capacidad tecnológica para monitorear y analizar el clima es más avanzada que nunca. Buontempo destacó que


Si conseguimos estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera en un futuro muy próximo, podríamos volver a temperaturas más manejables a finales de siglo.

El informe de la OMM subraya la necesidad urgente de una acción global coordinada para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mitigar los impactos del cambio climático. La comunidad internacional debe actuar con determinación para proteger nuestro planeta y asegurar un futuro sostenible para las próximas generaciones.

Comments


bottom of page